miércoles, septiembre 02, 2015

Jesús y el smartphone según el obispo Novell

«A ti, ¿cómo podría explicarte cuanto y como te amo? A ti, que eres de la generación del smartphone. Tú que a través de este sorprendente aparato, haces todo – te relacionas, estudias, te desplazas, miras tus series favoritas, hasta me rezas. Tú que estos días has perseguido un enchufe como un loco. Tú que cuando llegas a un lugar, lo primero que miras es si tienes wifi. Mira, tú eres como el móvil y yo como tu fuente de energía y cobertura. Tú, sin mí, no puedes hacer nada, eres un trasto inteligente pero inútil. Tú, sin mí, te apagas. Tú, sin mí, no llegas, te quedas muy corto»

Algunas veces te ha sucedido que un buen amigo te dice: – Te puedo contar un secreto? Puedo confiar en ti? Y tú, medio movido por la curiosidad, medio tocado por su confianza, le respondes: – Cuenta, soy todo oídos, no dudes, que no te defraudare!
Esto no te sucede ni con cualquiera ni en cualquier parte. Esto te pasa porque mereces confianza, porque siempre has estado a su lado, porque te has acordado de ponerle un wats en el momento oportuno, porque les has echado una mano en la preparación de ese examen, porque has estado presente en su sufrimiento y su alegría.
Esto no sucede en el barullo de la salida del instituto o de la universidad, tampoco cuando sales de fiesta con toda la cuadrilla. Esto sucede ese día que tienes una larga charla con él, después de pasear, de tomar algo sin prisas.
Esta noche, Jesús quiere confiarte un secreto, como hizo esa noche antes de su pasión. Des de hace días, junto con este gran puñado de amigos suyos, el Señor te ha lavado los pies, en el sacramento de la confesión, te ha sentado a su mesa, en la eucaristía de cada día, te ha hablado largamente -quizás demasiado- en las catequesis, todo exactamente como hizo con sus primeros doce esa noche tan mágica como la de hoy. Y ahora estás aquí, no como alguien perdido en la multitud, sino como un amigo confidente, atento, lleno de curiosidad y conmovido por su confianza.
Escucha como te repite: “Como el Padre me ha amado, así os he amado yo, permaneced en mi amor”. Desde antes que nacieses te he amado y ha sido tanto mi amor que he querido que llegases a la vida. Tanto he deseado poderte amar de un modo personal que no he dudado en arriesgarme. Me he arriesgado haciéndote nacer y crecer donde y como has nacido y crecido. Aunque pienses que no he elegido bien, que nada ha sido fácil para ti, aunque pienses que he jugado contigo, créeme, nunca, nunca jamás he jugado contigo. Te amo demasiado. Y si me apuras, quizá sí que una vez he jugado contigo. Mírame, muy llagado, esa vez jugué, esa vez me la jugué por ti!
Cuando tuve esta confidencia con mis primeros amigos, les expliqué cuanto les amaba con una imagen: la de la viña y los sarmientos. Ellos eran todos de campo y me entendían. Cuando se lo conté a mi amiga Teresa, lo hice a través de la imagen de un castillo, porque ella era hija de estas murallas.
A ti, ¿cómo podría explicarte cuanto y como te amo? A ti, que eres poco de campo y poco de Castilla... formas parte  de la generación del smartphone. Tú que cuadro no se encienden las velas enciendes tu movil. Tú que a través de este sorprendente aparato, haces todo – te relacionas, estudias, te desplazas, miras tus series favoritas, hasta me rezas. Tú que estos días has perseguido un enchufe como un loco. Tú que cuando llegas a un lugar, lo primero que miras es si tienes wifi. Mira, tú eres como el móvil y yo como tu fuente de energía y cobertura. Tú, sin mí, no puedes hacer nada, eres un trasto inteligente pero inútil. Tú, sin mí, te apagas. Tú, sin mí no puedes hacer hacer nada, eres un trasto inteligente pero inútil. Tú sin mi te apagas, no llegas, te quedas muy corto. Tú, sin mi amor, te agotas y no das para más.
Ahora, en breve, me voy a hacer presente ante ti. Voy a irradiar mi amor para ti, voy a cubrirte con millones de megas de amor. Enchúfate conmigo. Pilla mi cobertura y no irás tras otras nunca jamás. Mi amor no tiene competidores.
Mons. Xavier Novell, obispo responsable del departamento de juventud de la Conferencia Episcopal Española

martes, agosto 25, 2015

NO ME GUSTAN LOS BEATOS

“No me gustan los beatos,
los que creen que son de la gracia
porque no tienen fuerza para ser de la naturaleza, 
Los que creen que están en lo eterno.
por que no tienen coraje de estar en lo temporal. 
Los que creen que están con Dios,
por que no están con el hombre. 
Los que creen que aman a Dios, 
porque no aman a Nadie” Charles Péguy

sábado, agosto 08, 2015

HIMNO DE LA JMJ DE CRACOVIA EN ESPAÑOL

miércoles, agosto 05, 2015

V ANIVERSARIO DEL FALLECIMIENTO DE LA MADRE DE EUGENIO

Hoy hace 5 años. Reproduzco el artículo que escribí entonces

GLORIA ESTÁ EN LA GLORIA

El 6 de agosto celebramos la Eucaristía-funeral en que la comunidad cristiana despedía a Gloria.
Los sacerdotes se revistieron de blanco (no de morado) como es tradición en algunas iglesias empobrecidas. Esto era más “fácil” pues el 6 de agosto es la FIESTA DE LA TRANSFIGURACIÓN. Cantamos de entrada Hacia ti morada santa. En esta misma línea cantamos el GLORIA, cosa no habitual en los funerales.

Leyó la lectura Isabel, discapacitada de la FRATER, y el salmo, Mónica, del Movimiento Cultural Cristiano. El sacerdote de la Frater, Antonio, leyó el Evangelio. Eugenio en la homilía recordó que es doloroso en el Tercer Mundo conocer niños que llevan por nombre Coca Cola y que es más doloroso el hambre, saber que mañana hay más hambre, y que esos que pasan hambre son quienes trabajan catorce o más horas diarias para ni siquiera poder alimentar a esos hijos a quienes luego le ponen nombre de refresco. Aludió a que cuando España era tercer mundo, en una familia emigrante en que habían nacido tres hijos varones, nació una niña y la pusieron por nombre Gloria. Este nombre en la tradición cristiana nos recuerda que el fin del hombre es la Gloria y que a la Gloria se llega a través del sufrimiento en la cruz. También aludió a que el 6 de agosto es un día triste para la humanidad porque recordamos el lanzamiento de la bomba atómica; pero es también el día en que murió Pablo VI, el hombre que sin equipaje se presento en la ONU a gritar y llorar: ¡no más guerras! Terminó la homilía recordándonos que Gloria está en la Gloria y que siempre y solo vence el amor como testimonia la reunión familiar en que se ha recordado por todos que hemos conocido a una persona que supo amar. Después habló, Elvira, de la Frater, para recordar a la mujer fraterna que puso a los demás por encima de ella misma; también habló Enrique, del MCC, para hablar de la madre cristiana y recordarnos que Rovirosa decía que el Señor regalaba estas mujeres que se parecían a María. El rito Bautismal fue colaborado por los niños de Camino Juvenil Solidario que pasaron a hacer la señal de la cruz con agua bendecida sobre el féretro, mientras Rafa cantaba el himno de las vísperas del jueves: Libra mis ojos de la muerte. Con la canción Tu nos dijiste que la muerte terminó la ceremonia.

martes, agosto 04, 2015

Papa Francisco: Divorciados vueltos a casar, ¡no están excomulgados!

Primera audiencia general del Papa Francisco tras el descanso vacacional y en su primera catequesis abordó un tema fundamental que está ofreciendo ríos de tinta en los medios de comunicación: ¿Cómo cuidar de aquellos que, tras el fracaso de su enlace matrimonial han contraído una nueva unión?
Divorciados vueltos a casar: es verdad que su situación “contradice objetivamente” el sacramento del matrimonio, pero ni están excomulgados ni la Iglesia los rechaza. Lo dijo hoy el Papa Francisco en su nueva catequesis sobre la familia, dedicada a las familias heridas. Si bien, no entró en la cuestión concreta del acceso a la comunión, sí habló de la actitud de las comunidades cristianas ante estos casos.
Es necesario “discernir” cada situación, advirtió el Papa: “no es la misma situación la del que sufre la separación que la del que la ha provocado”. La Iglesia es maestra pero tiene corazón de madre, y “busca siempre el bien y la salvación de las personas”.
Pero lo más urgente, advirtió el Papa, es que estas familias no se sientan rechazadas por la Iglesia. Pensando sobre todo en el bien de los niños nacidos de estas nuevas uniones, “¿cómo podemos recomendar a los padres que les eduquen en la vida cristiana, si les mantenemos apartados de la vida de la comunidad?”, se preguntó el Papa Francisco que pidió “no añadir más pesos” a los niños que viven esta situación: “Es importante que ellos sientan la iglesia como madre atenta a todos, siempre dispuesto a escuchar y encontrar.” 
Las comunidades cristianas deben tener “una acogida real hacia las personas que viven en estas situaciones, sobre todo los pequeños”: “Se debe hacer de manera que no se añada otro pero a los que los hijos ya tienen que llevar”, añadió el Papa, “y por desgracia, el número de estos niños es muy grande”.
“Hay una necesidad de cuidado y fraterna hospitalidad, en amor y verdad, hacia los bautizados que han establecido una nueva cohabitación tras el fracaso del matrimonio sacramental”, explicó Papa Francisco recordando que “de hecho, estas personas no están excomulgadas y no deben ser tratadas como tales”.Papa Francisco finalizó su intervención aludiendo al Buen Pastor: “Cada uno debe hacer su parte en la toma de la actitud del buen pastor, que conoce que cada una de sus ovejas y no excluyen de su amor infinito”.

miércoles, junio 24, 2015